miércoles, mayo 22, 2024
HomeSalud y Bienestar¿Cómo hacer teletrabajo, trabajo remoto o trabajo en casa sin morir en...

¿Cómo hacer teletrabajo, trabajo remoto o trabajo en casa sin morir en el intento?

El panorama laboral en Colombia es cada vez más dinámico. Se observan tendencias clave que están transformando la manera en la que trabajamos. La presencialidad total ya no es un factor determinante, mientras que el trabajo flexible se consolida como una realidad y un estándar en muchas empresas, representando un cambio de paradigma en la conciliación entre la vida laboral y personal.

En Colombia, la Federación Colombiana de Gestión Humana señala que más del 80 % de las empresas continúan implementando el trabajo remoto al menos un día a la semana. Mónica Quiroz, docente del Politécnico Grancolombiano, en su libro ‘Nuevas formas y retos laborales: teletrabajo, trabajo remoto y trabajo en casa’, explica que existen diversas formas de trabajo desde el hogar, y explica las tres modalidades que se reconocen en Colombia.

El teletrabajo implica alternar entre la presencialidad y la no presencialidad según la necesidad de la empresa. La conectividad y herramientas tecnológicas son convenidas entre el empleador y el empleado, siendo el primero responsable de garantizar su calidad.

En cuanto al trabajo en casa, este se realiza de forma transitoria y no permanente, sin modificar las condiciones laborales establecidas. Se adopta en circunstancias excepcionales, como la pandemia de COVID-19, permitiendo al colaborador trabajar fuera del sitio habitual.

Entre tanto, el trabajo remoto es una modalidad no presencial que utiliza tecnologías de la información y comunicación (TIC), lo que facilita una comunicación efectiva entre empleador y trabajador pese a la falta de interacción física durante la relación contractual.

¿Cuáles son las principales diferencias?

  1. Horario y flexibilidad: En el teletrabajo y trabajo en casa, se establece una jornada de 8 horas diarias y hasta 48 horas semanales, con flexibilidad en la distribución diaria, siempre que no afecte las operaciones de la empresa. En el trabajo remoto, los horarios son flexibles y acordados entre las partes, especificando los lugares de trabajo.
  • Remuneración: En todas las modalidades se garantiza una remuneración desde el inicio del contrato. En el teletrabajo, se incluyen auxilios como transporte para casos excepcionales. En el trabajo en casa, se reconoce un subsidio para conectividad. En el trabajo remoto se añade un adicional al salario para cubrir servicios obligatorios.
  • Sitio de trabajo: En el teletrabajo existen tres tipologías reglamentadas, mientras que en trabajo en casa y remoto se permite elegir el lugar de trabajo, con requisitos adicionales en el caso del trabajo remoto para garantizar normas de seguridad.
  • Supervisión: Se pasa de un monitoreo constante a una evaluación por resultados en el teletrabajo y trabajo en casa. En el trabajo remoto se puede monitorear el cumplimiento a través de tecnologías de información, respetando la privacidad.
  • Herramientas y dispositivos: En el teletrabajo se puede ofrecer equipamiento con condiciones acordadas o permitir el uso del propio, mientras que en el trabajo en casa se evalúa si se requiere llevar los equipos proporcionados por el empleador. En el trabajo remoto, el empleador suministra y mantiene todos los equipos necesarios.

¿Cuáles son los principales beneficios para el colaborador?

La autogestión: No demanda supervisión constante durante la jornada laboral, lo que permite que los empleados se concentren en potenciar sus habilidades para alcanzar los objetivos del plan de trabajo de la empresa. Estos objetivos, a veces, se alinean con las metas personales de crecimiento laboral y personal, fomentando un desarrollo integral.

Ahorrar tiempo y dinero: En ciudades densamente pobladas como Bogotá, donde los desplazamientos pueden tomar entre 2 y 3 horas para algunas personas, eliminar estos tiempos permite aprovecharlos para el crecimiento personal. Esto incluye la posibilidad de dedicar más tiempo a estudiar, disfrutar de pasatiempos, dedicarse a actividades, y compartir momentos en familia.  Además, la adopción de modalidades laborales flexibles también conlleva a una reducción de costos, tanto en transporte como en la compra de vestimenta acorde a las normas de etiqueta de la organización.

Trabajo en equipo: este aspecto se ve fortalecido cuando los empleados poseen competencias organizativas tanto a nivel personal como laboral. Estas competencias son adquiridas y desarrolladas a través de capacitaciones proporcionadas por la empresa.

Reducción en accidentes laborales: Este beneficio se basa en la consideración y mitigación de los factores de riesgo en las instalaciones locativas del empleador y los posibles riesgos a los que un trabajador podría enfrentar en la calle.

¿Cuáles son los principales desafíos para el colaborador?

  • La flexibilidad en los horarios puede conducir a que se trabaje en exceso, afectando la calidad de vida, debido a la falta de límites entre las responsabilidades laborales y los momentos dedicados a la familia y el esparcimiento.
  • La ausencia de interacciones presenciales en el trabajo remoto puede provocar la pérdida de relaciones interpersonales. Además, la sensación de invisibilidad en la organización puede afectar la motivación, el compromiso y la satisfacción laboral, generando riesgos psicosociales como la falta de apoyo y la depresión.
  • La transición a nuevos métodos de trabajo puede requerir habilidades adicionales, generando ansiedad y estrés en los trabajadores que se sienten inseguros acerca de su capacidad para desempeñarse eficazmente en el nuevo entorno laboral.
  • Además, la falta de competencias para la comunicación a distancia puede provocar una fragmentación en los equipos, agravada por posibles cambios negativos en la cultura organizacional y dificultades en el manejo de liderazgos.

    Consejos para trabajar con éxito en estas modalidades:
  1. Es fundamental entrenarse para pensar de manera simultánea. Mientras que en la oficina se manejan procesos secuenciales, con agendas, reuniones y proyectos definidos, en los trabajos descentralizados, los procesos suelen ser más paralelos.
  • Es fundamental no estancarse en aspectos irrelevantes y evitar concentrarse en los resultados inmediatos. En su lugar, es recomendable proyectarse hacia los objetivos a largo plazo y centrarse en el cumplimiento de las metas establecidas.
  • Es fundamental confiar en el trabajo en equipo y mantener una comunicación. La colaboración se fortalece al mantener canales de comunicación efectivos. Es necesario crear estrategias de comunicación que incluyan la práctica de la comunicación asertiva, evitar tomarse las cosas de manera personal y optar por correos electrónicos concisos que brinden información puntual y concreta.
  • Es esencial separar claramente el ambiente laboral, el familiar y el recreativo. Esto se logra estableciendo horarios definidos que permitan a los colaboradores cumplir con sus objetivos tanto profesionales, como personales.
RELATED ARTICLES
- Advertisment -

Most Popular

Recent Comments